Importancia de la ventilación en viviendas

Grafica de CO2 en vivienda de Moraira
  • test :

Ventilar correctamente las viviendas, donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, es vital para tener un confort, y también salud.

Existen principalmente tres maneras de ventilar las viviendas:

  • Ventilación manual. Nosotros decidimos cuándo abrimos ventanas para renovar el aire. Es la solución por defecto en todo el parque de viviendas existente hasta hace pocos años.
  • Ventilación por simple flujo. Unas pequeñas aberturas en fachadas o carpinterías de salones y dormitorios dejan entrar aire, que circula hasta cocina y baños, donde unos extractores en techo los extraen fuera de la vivienda
  • Ventilación por doble flujo (generalmente con recuperación del calor). Mediante unos conductos de pequeño tamaño introducimos aire en salon y dormitorios y otros conductos lo extraen en cocinas y baños. Un aparato simple, consigue que el aire que sacamos al exterior, le ceda su energía al aire que entramos.

En la opción de ventilación manual, presente en la inmensa mayoría de las viviendas, en invierno, generalmente se abren las ventanas unos minutos al día, generalmente por la mañana tras levantarse, permaneciendo cerradas las ventanas más de 23 horas al día. Analicemos lo que ocurre en estas viviendas.

Para ello, en una vivienda que tiene una monitorización en varios puntos de niveles de CO2 (al respirar absorvemos oxígeno y emitimos CO2), se apaga el sistema de ventilación de doble flujo a la hora de irse a dormir, con lo que la vivienda no recibe ventilación en toda la noche:

Nivel de CO2 en una vivienda con ventilación de doble flujo, en amarillo al apagar ventilación una noche.

El nivel de CO2 en nuestro ambiente exterior es de unas 400 ppm (partes por millón), en el gráfico superior se puede ver que algunas horas de sábado y domingo no producimos CO2 (no hay nadie en la vivienda), y el nivel de CO2 oscila en los dormitorios (sube durante la noche). En esta vivienda, el dormitorio estaba ocupado por una pareja y un bebé, con esta ubicación de las sondas:

Como se puede ver, con una ventilación constante (conectada), en ningún momento se superan las 1.000 ppm de CO2 en la vivienda, nisiquiera tras 8 horas en un dormitorio dos adultos y un bebé. Sin embargo, tras apagar la ventilación y dormir con la puerta del dormitorio abierta, en una sola noche, se alcanzan EN TODA LA CASA, niveles no recomendables de CO2. (1.300 ppm). Por la mañana se conecta de nuevo la ventilación automática.

Unos días después se repite el experimento de apagar la ventilación a la hora de ir a dormir, con la salvedad de que esa noche SE CIERRA la puerta del dormitorio principal, al ser esta una práctica frecuente. Veamos lo que ocurre:

Nivel de CO2 en vivienda, por la noche, con puerta de dormitorio cerrada.

Como se puede ver, el nivel de CO2 en la entrada y en test, permanece estable en 800 ppm toda la noche. En el salón baja brevemente a 600 ppm, porque de madrugada una mascota anciana pide salir al exterior unos minutos y se abre una puerta.

Sin embargo, en el dormitorio principal desde el momento de apagar la ventilación y cerrar la puerta, los niveles de CO2 suben exponencialmente, hasta el punto de que en apenas 3 horas se alcanzan niveles de casi 3.600 ppm. Al despertarse con dolor de cabeza uno de los ocupantes, decide poner fin al experimento, abriendo la puerta del dormitorio y conectando la ventilación (parte del CO2 de dormitorio se reparte por toda la casa, hasta que la ventilación renueva todo el aire (aproximadamente 0,3 renovaciones/hora) Adicionalmente, por la mañana, se abren ventanas durante un par de horas.

Esto es en detalle lo que ocurre en estas horas dentro del dormitorio:

CO2 en un dormitorio cerrado con dos adultos y un bebé

Como se puede observar el nivel de CO2 crece enormemente en recintos cerrados con ocupación.

  • El CO2 es una gas presente en la atmosfera de forma natural en una concentración de 250 a 350 ppm (actualmente rondamos los 400 ppm).
  • 350 a 1.000 ppm es la concentración de calidad aceptable dentro de un recinto cerrado (locales, viviendas, colegios…)
  • De 1.000 a 2.000 ppm la calidad del aire es considerada baja.
  • De 2.000 ppm a 5.000 ppm empieza a causar problemas (dolor de cabeza, insomnio, náuseas) Es aire viciado.
  • A partir de 5.000 ppm alteran la presencia de otros gases presentes en el aire, creándose una atmósfera tóxica o deficiente en oxígeno de consecuencias fatales según incrementa la concentración.

Fuente: http://www.aragonvalley.com/es/consecuencias-directas-del-co2-en-los-humanos/

Pensad ahora en TODOS los días con esos niveles de CO2 en viviendas sin sistema de ventilación.

Pensad en las horas que pasan 25 niños en colegios SIN ventilación. “los niños por la tarde no rinden porque están cansados”, igual es que llevan 5 horas con niveles de CO2 que no son sanos, día tras día.

La plataforma PEP, realizó un ensayo durante un año en colegios por toda España, acerca precisamente de ventilación y niveles de CO2, con resultados estremecedores:

http://plataforma-pep.org/noticias/1412-publicacion-de-estudio-de-monitorizacion-de-colegios-pep